En el transcurso de nuestro trabajo en prevención, muchas madres nos preguntan qué hacer para evitar que su hijo se drogue. Por ello, me acerqué con la consejera en adicciones encargada de la comunidad de Barrios Unidos, Claudia Karina García Estrada, quien me dio estos consejos y yo te trasmito:

ESCUCHAR

No tengas miedo a las preguntas y a asumir con responsabilidad las respuestas que les das a tus hijos. Muchas veces ellos desean saber algo y por miedo a que te enojes o los regañes buscan en otro lugar información que quizá no es la correcta.

PONER LÍMITES

No todo le conviene a tus hijos. Es necesario ponerles reglas claras y establecer horarios; si es el caso, cumplir con las sanciones correspondientes de casa, sin necesidad de recurrir a la violencia.

SER PARTE

Involúcrate en los sueños y anhelos de tus hijos, apóyalos en todo momento. Ayúdalos a que piensen en grande y que crean en ellos mismos.

TIEMPO DE CALIDAD

Dales a tus hijos el espacio y el tiempo de calidad que se merecen; convive con ellos, programa tiempos y actividades en familia.

¿Y LO MATERIAL?

Puedes pensar que lo material es suficiente y tratar de llenar vacíos emocionales con cosas. A veces tus hijos sólo te piden un abrazo y tiempo en familia. No es verdad que entre más tengas, más vales, considera este punto como el más importante.

Empieza con una formación de valores, tus hijos aprenderán a decir no a las drogas, pues si alguien los quiere presionar para que las prueben, ellos sabrán que cuentan contigo. La prevención comienza en casa.