México es la tierra de los hombres valientes, del experto en la alfarería, de la agricultura; el mexicano ofrece un gran acervo cultural y de obras hechas con originalidad, estilo y calidad.

La esencia del pueblo mexicano radica en su cultura, en su modo de ser. Somos una gran nación que se fortalece diariamente con el esfuerzo, trabajo y dedicación de su gente. Es una sociedad pluricultural (con muchas culturas diferentes que conviven juntas en armonía) y que alberga en su seno a personas que hablan alguna de las noventa y dos lenguas o variantes dialectales usadas por sesenta y dos grupos étnicos.

La diversidad cultural es reconocida por el Artículo 4° de la Constitución Política del país, que señala el carácter pluricultural y se establece el compromiso de la ley para proteger y promover las lenguas, culturas, usos, costumbres y formas específicas de organización social de los pueblos indígenas.

Muchos han intentado imitar modos y costumbres de una cultura extranjera, pero al final resulta incómodo vivir una vida ajena a todos los contextos que rodea al individuo. Lo ideal es, sin lugar a dudas, volver la mirada hacia lo nuestro, nuestros valores, nuestras costumbres y vivir en completa autenticidad.

El mexicano, al centrarse en su nación y apoyándose en su pasado, puede esclarecer cuál será su destino.