El cáncer es una enfermedad que ocasiona el crecimiento y la multiplicación sin control de las células, por lo que puede afectar a casi cualquier parte del cuerpo, sin importar género, edad o condiciones de ningún tipo. Dependiendo del cáncer, es posible que se formen tumores sólidos y que, incluso, las células cancerosas se extiendan de un órgano o tejido a otro.

Esta enfermedad es una de las principales causas de muertes en todo el mundo. En los hombres, los cánceres más comunes son los cánceres de pulmón, próstata, colon y recto, estómago e hígado; en las mujeres los más diagnosticados son los de mama, colon y recto, pulmón, cuello uterino y estómago.

Sin embargo, aunque el cáncer es una enfermedad fuerte, también es posible disminuir las posibilidades de enfermarse tomando en cuenta varias medidas.

Factores de riesgo

Para reducir las probabilidades de contraer cáncer es importante evitar factores de riesgo, como:

Fumar aumenta un 20% las probabilidades de contraer cáncer en general, y un 70% de enfermar de cáncer de pulmón. Los fumadores pasivos, es decir, quienes están en contacto con el humo del cigarro sin fumar, también sufren las consecuencias.

Beber alcohol, llevar una dieta inadecuada y no realizar actividad física debilita a nuestras células, volviéndolas más propensas a enfermarse.

Estar expuesto a los rayos UV, por eso es tan importante protegerse de los rayos del sol con prendas o protectores solares.

Algunas infecciones por virus, como la hepatitis (B o C), o el virus del papiloma humano (VPH).

Contaminación del aire, agua o suelo, sobre todo si tienen productos o residuos químicos  o carbones.

Detección temprana

Las muertes derivadas del cáncer pueden reducirse si se detecta y trata a tiempo, por lo que es importante conocer nuestro cuerpo para poder detectar alguna anormalidad.

No olvides que ante cualquier señal que tu cuerpo te envíe, lo mejor es ir al médico y no automedicarse, ya que podrías estar perdiendo tiempo muy valioso, en lugar de atacar el problema correctamente.

Cánceres como el de mama, el cervicouterino, el bucal o el colorrectal tienen altas probabilidades de curarse si se detectan en una fase temprana y se tratan de la manera adecuada.

Tratamiento

Dependiendo del tipo de cáncer y de la etapa en la que sea detectado será el tratamiento que requiera, que pudiera ser cirugía, radioterapia o quimioterapia.

También hay tratamientos que sirven para curar los síntomas del cáncer y ayudar a eliminar el dolor físico y emocional tanto de los enfermos como de sus familiares.

Un médico especialista debe ser el encargado de indicar qué es lo mejor para cada caso.