Por: Javier Medina Loera

Agustín de Iturbide, antiguo realista, y Vicente Guerrero, insurgente, tras una dura lucha llegaron finalmente a un acuerdo para alcanzar la independencia nacional, en 1821, y crearon la Bandera de las Tres Garantías con los colores verde, blanco y rojo, en diagonal, con una estrella en cada color.

El blanco significaba la religión, el verde la independencia y el rojo la unión de los mexicanos y criollos.

Cuando Iturbide se proclamó emperador, cambió a sentido vertical las franjas y el orden de los colores: verde, blanco y rojo, con un águila coronada, ligeramente de perfil, al centro, posando sobre un nopal.

En 1823 fue descoronada el águila de Iturbide y se puso de un perfil casi igual a la actual.

Pasaron muchos años, y el 20 de noviembre de 1916, don Venustiano Carranza decretó que el águila volviera a tener la forma que ostentaba en 1823.

Pero luego, en 1934, se le agregó una rama de encino, para representar al México republicano, así como una rama de laurel en memoria de los héroes de la Patria.

El presidente Lázaro Cárdenas decretó que el 24 de febrero fuese el Día de la Bandera, celebrado por vez primera en el año 1940.

En pueblos y ciudades de todo el país se hacen honores a la Bandera, no sólo en su día, sino durante todo el año en numerosos actos cívicos y escolares, donde los mexicanos mostramos siempre absoluto respeto a nuestra Enseña Nacional.

www.javiermedinaloera.com

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *