La temporada de invierno aún no termina y por eso es importante que estemos al pendiente de que las enfermedades respiratorias no afecten a nuestros niños y a nuestros viejitos, que son quienes están más propensos a ser contagiados por los virus que hay en el ambiente y que son los causantes de que contraigamos algunas enfermedades, como el resfriado común o la gripe.

Si algún miembro de tu familia presenta fiebre, dolor en todo el cuerpo, dolor de garganta, tos y otras molestias como escurrimiento nasal, llévalos al centro de salud de tu comunidad. Ahí, un doctor te dirá cómo aliviar los síntomas y evitarás que la enfermedad se haga más grave.

La peor decisión que puedes tomar es no atender a tus enfermos o darles medicamento por tu propia cuenta. No olvides que hay muchas clases de virus que nos pueden ocasionar distintos tipos de gripes y los únicos que saben cómo diferenciarlos y cómo atacarlos son los doctores.

Para evitar epidemias de gripe, el sector salud recomienda a la población no saludar de mano o beso a otras personas, dejar de fumar, cubrirse la boca al toser o estornudar, abrigarse bien, comer sanamente, ventilar tu casa, beber muchos líquidos, no asistir a lugares a donde acudan muchas personas y lavarse las manos con frecuencia.

Una manera muy efectiva para evitar esta enfermedad es la vacuna contra la influenza, que nos protege de varias infecciones respiratorias como el resfriado común o la gripe. Puedes aprovechar que, cada año, se aplica gratuitamente en los centros de salud.  Sin embargo, esta vacuna hay que aplicarla antes de que inicie la temporada invernal.

Si eres de las personas que no tuvieron la oportunidad de vacunarse contra la influenza, atiende las recomendaciones del sector salud, te serán de mucha utilidad.

No te automediques, ve al médico

Acude al médico para que identifique qué tipo de virus te afectó y te diga cómo atacarlo mejor

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *