Con el objetivo de que en todas las escuelas del país exista un ambiente seguro y de sana convivencia, el Gobierno de la República se ha dado a la tarea de hacer conciencia entre la población acerca del comportamiento de abuso y maltrato que ejercen algunos alumnos sobre otros de sus compañeros.

De acuerdo con la Secretaría de Educación Pública, se han identificado tres tipos de acoso escolar: verbal, social y físico.

El primero de ellos consiste en agredir a los compañeros de escuela con palabras desagradables con la finalidad de humillar, amenazar o causar intimidación o miedo. Por lo regular, este comportamiento va acompañado de amenazas, burlas, insultos, provocaciones o comentarios sexuales inapropiados.

El acoso social lo podrás identificar cuando un alumno es lastimado emocionalmente porque se le aísla o se le discrimina. Esto quiere decir que lo dejan solo o nadie quiere ser su amigo.  En ocasiones, se divulgan rumores acerca de él y se le avergüenza en público.

Otro tipo de agresión es el acoso físico, que es cuando al niño le ocasionan lesiones corporales como golpes, patadas, pellizcos, escupitajos, empujones o le rompen o esconden sus cosas.

Cualquiera que sea el caso, estas conductas alteran la convivencia escolar y pueden afectar el desarrollo personal y la autoestima de cualquier persona.

Como padre de familia es importante aprender a identificar estos tipos de conducta para evitar que tus hijos perjudiquen o sean perjudicados.

Recuerda que todos los niños tienen derecho a vivir sin ser víctimas de la violencia y a tener acceso a una escuela segura donde haya respeto mutuo y una sana convivencia.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *