Para que los bebés menores de seis meses tengan un adecuado crecimiento y no sean propensos a enfermedades como sobrepeso, obesidad, diabetes, hipertensión y desnutrición en etapas posteriores, es necesaria la leche materna o de fórmula, además de evitar las bebidas azucaradas.

Es importante que acostumbres a tus hijos a beber agua simple, pues si incluyes en su alimentación bebidas azucaradas naturales o procesadas, sólo estarás dañando su salud.

También es importante que tomes en cuenta que, a partir de los seis meses de edad, los niños deben empezar a probar alimentos como res, pollo, cereales, frutas y verduras.

La Secretaría de Salud recomienda que, llegada esta etapa, ofrezcas a tus hijos un alimento nuevo cada tres días. Así podrás darte cuenta si éste les ocasiona alguna reacción alérgica o si les cae pesado.

Las leguminosas como frijol, lenteja, garbanzo, chícharo, soya y otras semillas deberás dárselos a probar a partir de los siete meses de edad.

Recomendaciones

Permite que tu hijo coma solo, aunque se ensucie. Eso le ayudará a su desarrollo psicomotor.

Alimenta al niño hasta respetar su saciedad. Un menor debe comer menos cantidad que un adulto.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *