El momento de encontrar y decidir tener una pareja es un paso muy importante en la vida de cualquier persona, que no debe ser tomado a la ligera, pues esto define en gran parte el rumbo que tomará su historia personal. Por eso, es conveniente que tomes en cuenta algunos de los puntos que te voy a platicar.

Primero, piensa si esa persona te atrae; para encontrar a tu pareja ideal es básico que te guste. Cuando hablamos de “atracción” no hablamos sólo de belleza, eso es superficial, sino que también debes considerar su personalidad. Si crees amar a alguien sólo por cómo se ve, entonces no es amor real y esa persona no es tu pareja ideal.

Encuentra intereses que compartan, para que ambos puedan disfrutar de hacer cosas juntos y hablar sin que se aburran. Tener intereses diferentes requiere que se hagan acuerdos para realizar actividades del gusto de cada uno de forma equitativa; esto debe hablarse para evitar conflictos. Por eso, si encuentras una pareja con muchos intereses en común contigo, las cosas fluirán mucho mejor.

Considera tu inteligencia y la de tu pareja: si tú eres una persona  triunfadora, con honores, y tu pareja es más relajada y prefiere simplemente sentarse y ver la televisión todo el día, puede ser una amenaza en tu relación. No necesitan ser genios los dos, pero sí necesitan tener un nivel intelectual similar. Es bueno que veas cara a cara todos los términos de cómo piensan y procesan las cosas.

Por último, cuando elijas a tu futura pareja, pregúntate: ¿esa persona encaja o se acerca un poco a tu ideal de pareja?

Recuerda: no elijas a la primera persona que llegue a hablarte bonito, eso cualquiera lo puede hacer.

No olvides que al elegir, estás tomando una decisión importante en tu vida y estarás apostando tu felicidad por ello, así que piensa: ¿por qué elegir a una persona al azar como tu pareja?