Ahora que la temporada de lluvias está tan presente en nuestro país es muy común comenzar a presenciar la filtración de humedad a través de las paredes de nuestra casa. Esto puede llegar a provocar la aparición de moho – una especie de hongo-, el cual no sólo genera una apariencia desagradable en nuestro ambiente, sino que puede convertirse en un problema para la salud.

Para resolver esta situación hay que enfocarnos primero en eliminar la humedad. Para esto, encuentra y arregla las fugas que haya en tu pared, aunque se trate simplemente de una pequeña gotera. Deja secar muy bien el área, ventilando la habitación y permitiendo que le entre el sol.

Una vez hecho esto, puedes remover el moho adherido a tu pared. Éste puede lucir como manchas negras, blancas o azuladas.

Después de eliminar las manchas, seca el área con una toalla o trapo y deja que se ventile muy bien, para que la pared se deshumedezca incluso en la parte interna.