Ahora que nuestros hijos están de vacaciones y pasan más tiempo en nuestro hogar es muy importante asegurarnos que éste sea un lugar seguro para ellos, evitando cualquier posibilidad de accidente o riesgo.

Entre los pequeños, es muy común que en casa puedan tener algún accidente como caídas, descargas eléctricas, asfixias o hasta la ingesta de algún producto tóxico o medicamento. Evitar esto es muy fácil, aquí te damos algunos consejos:

Caídas

Procura no dejar objetos regados por el suelo.

Evita superficies resbaladizas y dejar el piso mojado.

Si es posible, trata que todas las escaleras tengan barandal para sujetarse.

Si tus ventanas están cerca del suelo, asegúralas para que los niños no puedan alcanzarlas y caer.

Intoxicaciones

Guarda los medicamentos, productos de limpieza o de jardinería en un lugar seguro, lejos del alcance de los niños.

No guardes alimentos en el mismo sitio que guardas este tipo de productos.

Si una habitación es pintada o fumigada, evita que alguien permanezca en ella hasta que se haya ventilado por completo.

No guardes solventes y productos tóxicos en botellas de refrescos o jugos, pues los niños se pueden confundir.

Descargas eléctricas

No conectes aparatos que se hayan mojado.

No uses o toques aparatos eléctricos si estás descalzo, aún si éste está seco.

Si vas a hacer alguna reparación o simplemente cambiar un foco, lo mejor es apagar el paso de corriente durante ese momento.

Si tienes niños pequeños, cubre los enchufes con cinta adhesiva y cartón. Así evitarás que los pequeños puedan introducir objetos y recibir descargas.