Los sismos son fenómenos que se producen tras un rompimiento repentino en la cubierta rígida del planeta, llamada corteza terrestre. Como consecuencia se producen vibraciones que se propagan en todas direcciones y que nosotros percibimos como la sacudida o el balanceo de la tierra, con una intensidad, magnitud y duración variable.

La intensidad de un sismo se refiere al efecto que produce un temblor en el suelo, las construcciones y los seres humanos, mientras que la magnitud es una medida que expresa la cantidad de energía liberada durante el temblor. Ésta se indica con números, utilizando la escala de Richter. Dicha información se puede medir con la ayuda de sismógrafos y acelerógrafos.

Al día de hoy es imposible predecir un sismo, a pesar de que muchas investigaciones en todo el mundo lo han intentado. Por este motivo es muy importante saber cuál es la mejor manera para actuar ante un fenómeno de este tipo, ya que el modo en el que reaccionemos puede hacer la diferencia entre la vida o la muerte.

Antes de un sismo:

1. Habla con tu familia sobre los sismos y formen un plan en caso de uno. Escojan las rutas de evacuación, las zonas de seguridad y los responsables de ayudar a los más vulnerables.

2. Atiende los simulacros de evacuación que se hacen en las escuelas, hospitales u oficinas.

3. Ubica las instalaciones de gas, agua y electricidad de tu casa y revisa constantemente que estén en buenas condiciones.

4. Identifica los lugares más seguros de tu hogar y las salidas de emergencia. También procura mantener los pasillos y puertas libres de objetos que los obstaculicen.

5. Ten siempre a la mano tu identificación, los números telefónicos de emergencia, un botiquín, un radio portátil y una linterna con pilas.

Durante un sismo:

1. Conserva la calma y tranquiliza a quienes estén a tu alrededor.

2. Si te es posible, sal y ubícate en una zona segura. Si no puedes salir, colócate bajo una mesa o escritorio resistente, cúbrete la cabeza con las manos a la altura de las rodillas, o de pie en una esquina, ya sea junto a una columna o bajo el marco de una puerta. En cuanto el sismo haya concluido, desaloja el inmueble.

3. No utilices elevadores ni te pongas cerca de espejos o muebles que puedan caerse o deslizarse.

4. Si estás en la calle, detente en algún lugar abierto, lejos de postes, semáforos, muros, edificios, puentes, cableado u otros elementos de riesgo. No te pares sobre coladeras o registros de luz.

Después de un sismo:

1. Verifica si hay lesionados y los posibles daños causados al edificio.

2. Aléjate de inmuebles dañados, y evita usarlos si tiene daños visibles.

3. No enciendas fuego hasta asegurarte que no hay fugas de gas o incendios.

4. Reporta cualquier fuga de agua, gas o incendio.

5. Ten cuidado con los cables sueltos o caídos.

6. Limpia los líquidos derramados.

7. No comas ni bebas nada que haya tenido contacto con vidrios rotos o algún contaminante.

8. No uses el teléfono, excepto para llamadas de emergencia.

9. Busca información en la radio.

10. Mantente preparado para posibles réplicas.

11. No propagues rumores que puedan causar desinformación.

12. Conserva la calma.