Las fiestas navideñas están cada vez más cerca, y con ellas la alegría, el amor y la unión que inundan nuestras calles y nuestro hogar, donde todo se llena de lucecitas de colores, nacimientos, arbolitos y un sinfín de decoraciones. Además, las reuniones con nuestros seres queridos se vuelven frecuentes, dándonos la oportunidad de pasar momentos que se volverán inolvidables.

Sin embargo, si no tomamos las precauciones adecuadas la época puede traer consigo una serie de accidentes o problemas de salud que pueden arruinar nuestra celebración. Por eso, en esta ocasión les quiero compartir algunas recomendaciones para que aprendan a evitarlos:

Accidentes en casa

En la mayoría de los casos, los adornos navideños -como los arbolitos o los nacimientos- requieren de lucecitas que los hagan brillar y lucir más bonitos, pero si no se tiene cuidado puede haber accidentes ocasionados por la corriente eléctrica, como cortos circuitos, electrocuciones o incendios. Para evitarlos:

  • No uses enchufes que estén muy deteriorados ni conectes muchas cosas a un sólo contacto, pues puede causar un corto circuito.
  • Si vas a usar las luces y extensiones de años anteriores, verifica antes que los cables no tengan fisuras. Acomoda los cables donde no puedan ser pisados ni estorben al paso.
  • En la medida de lo posible, procura no comprar productos piratas, pues su calidad es mala y son más propensos a generar algún accidente.
  • Trata de no colocar tu arbolito de Navidad cerca de cortinas, telas, papeles, plástico, madera o cualquier material inflamable.
  • Procura que tus niños menores de tres años no se acerquen al arbolito, pues es más fácil que ocurra un accidente cuando son tan pequeños.
  • Si las luces llevan un buen tiempo encendidas, apágalas por un rato para evitar que se sobrecalienten.
  • Apaga las luces de tu árbol o nacimiento, así como las velas, antes de irte a dormir.
  • Si vas a decorar el exterior con luces, asegúrate que estén diseñadas para ese ambiente, pues la humedad natural aumenta las probabilidades de electrocución.

Por último, recuerda los consejos que ya te hemos dado para prevenir los accidentes causados por usar pólvora.

Pon mucha atención en tu alimentación

Es imposible imaginarnos estas fechas sin la comida y los antojitos que la acompañan, pero no olvides que todo en exceso es malo. Según estudios del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), en esta temporada las personas pueden llegar a aumentar hasta ocho kilos de peso ¡Cuida tu alimentación y la de tu familia!

  • No olvides incluir fibra en tu dieta, comer frutas y verduras frescas, pan integral y cereales en granos enteros.
  •   Bebe dos litros de agua pura al día, ayudan a eliminar las toxinas de tu cuerpo y a evitar problemas, como el estreñimiento.
  • Limita tu consumo de azúcares refinados, los cuales son muy comunes en alimentos como los buñuelos, el ponche, los dulces típicos, los refrescos y los postres.
  • También evita cocinar con exceso de grasa, como el aceite, la mantequilla o los aderezos.
  • No olvides que, aunque sea una etapa festiva, la actividad física es necesaria por lo menos 30 minutos al día. Sal a caminar, baila o sube escaleras, ¡cualquiera funciona!
  • Es muy importante que si padeces enfermedades como diabetes, hipertensión o insuficiencia renal no ingieras bebidas alcohólicas ni suspendas tu tratamiento médico.

¡Cuidado con las enfermedades respiratorias!

Las bajas temperaturas que llegan con el invierno nos vuelven más propensos a enfermar de las vías respiratorias, con padecimientos como los resfriados, la gripe o los ataques en aquellas personas que tienen asma, rinitis alérgica, entre otras.

Recuerda que algunas medidas que puedes tomar para evitar enfermar son:

  • Abrígate bien, cubriendo principalmente el pecho, garganta y espalda, así como los pies. Además, tápate la boca y nariz con una bufanda, para no respirar el aire frío.
  • Consume alimentos ricos en vitamina C, como los cítricos, la guayaba o el brócoli, así como abundantes líquidos.
  • Acude a tu Unidad de Medicina Familiar para que te apliquen la vacuna contra la influenza y el neumococo, así estarás más protegido.
  • Lava tus manos con frecuencia.
  • Tose y estornuda cubriéndote con un pañuelo o colocando tu boca en tu antebrazo.
  • Evita las corrientes de aire frío.

¡Comparte estos consejos con tus amigos y familiares y pasen juntos una feliz Navidad!