Una buena comunicación es fundamental para cualquier relación, pero especialmente en las relaciones de pareja, pues significa la base más importante para que pueda existir la afectividad y la pareja pueda fluir de una manera sana y adecuada.

Una buena comunicación se caracteriza por ser inteligente y positiva, pues representa un balance entre los estilos de comunicación pasivo, agresivo y pasivo-agresivo, que por sí solos tienen poco éxito, pero que al balancearse tienen buenos resultados.

Una buena comunicación entre la pareja permite conciliar diferencias y llegar a acuerdos, enfocándose en las soluciones más que en señalar a los culpables. Para lograrla, es necesario que ambas personas busquen la manera de expresar sus sentimientos, sin importar si son positivos o negativos, de manera directa, honesta y clara; además, hay que saber comunicar los pensamientos, necesidades y opiniones sin herir, humillar o faltar al respeto de manera intencional a la otra persona. En resumen, hay que procurar ser francos sin ser agresivos.

Para lograrlo, tú y tu pareja pueden concentrarse en tres puntos muy importantes que realmente hacen la diferencia entre una comunicación exitosa y una deficiente: tomen en cuenta qué se dice, tanto en lo verbal como en el lenguaje corporal, cómo se dice -cuidando los tonos de voz, las palabras que se usan y las formas de expresarse, además del dónde se dice, pues recuerda que hay lugares y momentos que pueden no ser los más apropiados para abordar ciertos temas o situaciones.

También es importante tomar en cuenta algunos otros elementos que caracterizan a la comunicación efectiva, por ejemplo:

Escuchar atentamente

Permitir al otro expresarse

No juzgar de manera anticipada

Ser flexible y buscar ponerse en los zapatos del otro

Tener buena disposición para llegar a acuerdos

Con la ayuda de estos consejos verás que será mucho más fácil resolver los conflictos habituales que surjan entre tú y tu pareja, de manera que los dos puedan manejar y expresar mejor sus emociones y llegar a acuerdos que les resulten justos y les funcionen a ambos.