Hola, mis queridos amigos. Espero que se encuentren tan bien como yo, pues en esta edición les quiero compartir algunos consejos que seguramente les ayudarán a cambiar su vida.

A todos nos gustaría tener una mejor calidad de vida, pero ¿sabemos cómo lograrlo? Cambiar nuestra vida puede ser muy sencillo y solo depende de modificar un poco nuestra actitud y la visión que tengamos de las cosas. Para lograrlo, pueden seguir estos pasos:

Lo primero es tener un propósito firme, creer, querer y hacer lo necesario para cambiar este “infierno de vida” por un “cielo de oportunidades”.

También hay que tener muy claro lo que queremos lograr. Recuerda que “quien no sabe a dónde va, no llega a ninguna parte”, así que escríbelo y ponlo en un lugar donde puedas leerlo cada mañana, para que cada día sea un paso a lo que tanto deseas.

El siguiente paso es valorarnos y confiar en nosotros mismos; ¡levanta tu frente y deja de quejarte! Eres una persona maravillosa y lo único realmente importante es que tú lo sepas.

Procura entenderlo de la siguiente manera: ¿A ti te afligiría si le doliera la cabeza al más importante líder político del mundo? ¿O si le diera hipo al hombre más adinerado del planeta? ¿Acaso te desvelan los problemas del universo? No, ¿verdad? Son muchísimo más importantes tus dolores, tus angustias o jaquecas. Para ti, tus cosas son las más importantes, pues son las cosas que sí te interesan.

Si las cosas que a ti te interesan son lo más importante de tu mundo, por consiguiente, tú eres la persona más importante de tu mundo, y por lo mismo, deberías ser y tratarte como tu prioridad.

Por eso, presta mucha atención: empieza a cultivar la tolerancia y comprensión contigo mismo, y así, podrás serlo con los demás. Necesitamos primero que nada ser pacientes con nosotros mismos y tratarnos bien, pues nadie puede dar a los demás lo que no tiene.

No olvides ser amable contigo, no te critiques, te ataques o te ofendas a ti mismo; tampoco te impacientes ni te des por vencido cuando te equivoques, solo empieza de nuevo, pues la próxima vez que lo intentes seguramente lo harás mejor.

Sé consciente que todos tenemos derecho a equivocarnos y que es más que natural que cometamos errores. Tampoco seas cobarde, mediocre o te comportes de manera ventajosa con los demás.

Recuerda que dentro de todos nosotros se encuentra la semilla de un ser extraordinario, solo que tal vez no somos conscientes de ello. Ahora que lo sabes, trabaja en sacar a relucir lo mejor de ti y verás como, día a día, logras ver una mejor calidad en tu vida.

¡Cuando tu vida mejora desde tu interior, también mejora la manera en la que te relacionas con quienes te rodean!