Jaime Sabines Gutiérrez fue un poeta y escritor mexicano que, al estar alejado de los famosos círculos intelectuales de su época, fue conocido también como “el creador solitario”.

Jaime nació en Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, el 25 de marzo de 1926, y fue el tercer hijo dentro de una familia que pertenecía a la alta sociedad chiapaneca de aquél tiempo. Su padre le inculcó desde muy chico el gusto por la literatura y en 1945 viajó a Ciudad de México para comenzar sus estudios como médico en la Escuela Nacional de Medicina.

Al poco tiempo de estudiar medicina se dio cuenta que esa carrera no era para él, por lo que decidió abandonarla y dedicarse a escribir. Poco tiempo después eligió estudiar Lengua y Literatura Castellana en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

En 1949 publicó “Horal”, su primer poemario, y en 1951 su libro titulado “La Señal”. Un año después tuvo que volver a Chiapas, pues su padre había enfermado y se quedó allá, trabajando en la tienda de telas de su hermano y escribiendo en su tiempo libre. Años después, Jaime dijo que esa etapa de su vida le enseñó el gran valor de la humildad.

Tras la muerte de su padre, Jaime escribió uno de los poemas más importantes de su carrera, “Algo sobre la muerte del Mayor Sabines”, en el que describe cómo la salud de su progenitor había ido deteriorándose. “Ese poema se hizo con llanto y sangre, un poema del que no me gusta hablar porque es puro dolor”, declaró.

En 1959, el Ateneo de Ciencias y Artes le otorgó el Premio Chiapas y dos años después Jaime escribió el “Diario Semanario y poemas en prosa”, una recopilación de poemas que lo posicionó como uno de los grandes creadores de literatura hispanoamericana.

Los poemas de Sabines se caracterizan por hablar de la soledad y del amor de una manera dramática, trágica e incluso pesimista, pero con un ligero aire que aún conservaba esperanza y alegría por la vida. Algunos de los más reconocidos son: “Los Amorosos”, “Espero curarme de ti”, “Tía Chofi” o “Tu cuerpo está a mi lado”.  Su obra fue traducida a varios idiomas y recibió varios premios importantes, como el Xavier Villaurrutia, en 1973, por su libro “Maltiempo”, o la Medalla Belisario Domínguez, en 1994.

Jaime falleció el 19 de marzo de 1999, tras perder la batalla contra el cáncer. Murió tan solo a seis días de cumplir los  73 años de edad, acompañado de su esposa “Chepita” y los tres hijos de ambos.