Los niños generalmente tienen muy buena memoria, pero muchas veces no saben cómo aprovecharla de la mejor manera, pues, al igual que con todas las habilidades, hay que aprender cómo utilizarla.

Conforme los niños van creciendo, cada vez se vuelve más necesario que memoricen cosas en la escuela, como las fechas, las tablas de multiplicar o fechas importantes y en muchas ocasiones, lo que termina pasando es que memorizan la información sin comprenderla antes.

Nosotros como papás podemos ayudarlos a que no sólo memoricen, sino que comprendan el conocimiento primero y además lo memoricen mejor. ¡Sigue estos consejos!

1. No es lo mismo aprender de memoria que memorizar. Lo primero ocurre cuando un niño repite muchas veces una frase y se la aprende, pero no la comprende. Lo segundo ocurre cuando el niño comprende la información y se vuelve capaz de explicarlo con sus propias palabras.

2. Por este motivo es muy importante enseñarle a los niños que no deben pasar por alto palabras o conceptos que no entiendan, es decir, si algo dentro de lo que están aprendiendo no es claro, lo primero es buscar un sinónimo a ese término para que sea más fácil comprenderlo.

3. Relacionar nuevos términos con conceptos ya conocidos, pues así se logran hacer conexiones de ideas que permiten retener por más tiempo la información en la memoria.

4. Utilizar esquemas, pues son la mejor forma de estudiar, pues nos permiten organizar y elaborar un resumen de la información que nos tenemos que aprender.

5. Cuéntaselo tú. Para los niños no es lo mismo leer algo e intentar memorizarlo que si se lo cuentan como si fuera una historia, pues así se vuelve mucho más interesante.

6. La repetición. Ahora sí, si tus niños ya comprendieron el tema, la repetición les será de mucha ayuda para practicar lo que acaban de aprender. Por ejemplo, si un niño acaba de aprender alguna operación matemática como las sumas, hacer varios ejercicios le permitirá activar su memoria y retener por más tiempo cómo es que se hacen.

Recuerda que la memoria funciona igual que cualquiera de nuestros músculos, así que debemos ejercitarla a diario. Por ello, también son muy útiles los juegos didácticos, como el memorama, para poder poner en práctica esta habilidad con nuestros pequeños. ¡Además es muy divertido!