Cuando un nuevo bebé llega a nuestro hogar, significa un cambio enorme en nuestra rutina diaria y en nuestra dinámica familiar. Además, como padres suelen preocuparnos muchas cosas: desde el nombre que le vamos a poner, hasta qué tipo de educación queremos que reciba, pasando por supuesto, por los productos que usaremos para su cuidado.

Tan sólo en los dos primeros años de vida de nuestro bebé, éste habrá utilizado entre 4 y 5 mil pañales. En México, lo más común y práctico para los papás es utilizar los desechables, pues al cambiar a nuestro bebé simplemente nos deshacemos del pañal sucio y le ponemos uno limpio, además que son muy fáciles de conseguir en las farmacias o tiendas.

Pero, ¿sabías que la materia prima de los pañales es la celulosa, que es también de lo que está hecho el papel? La celulosa proviene de los árboles, por lo que se calcula que son necesarios cinco árboles por cada niño.

Además, estos pañales contienen productos derivados del petróleo altamente contaminantes, como propileno, polietileno, elásticos, adhesivos y otros plásticos.

¿Te has planteado ponerle a tu bebé pañales de tela? Éstos son más amigables con el medio ambiente y, como se pueden reutilizar muchas veces y por muchos niños, ¡también te permiten cuidar tu economía! Sólo debes tomar en cuenta que, al no ser tan absorbentes, deben ser cambiados más frecuentemente para evitar accidentes.

Ecologia