La temporada de calor inició hace varias semanas y aún faltan varios meses antes de que regrese el frío. Por eso, los mexicanos aprovechamos para disfrutar de los días soleados y salir a pasear en familia, hacer reuniones al aire libre, e incluso visitar alguna playa o balneario.

Es importante que no olvides la importancia de cuidar tu piel de la radiación solar, ya que desde hace algunos años se dieron a conocer los peligros que pueden ocasionar los rayos del sol, como la aparición de manchas, el envejecimiento prematuro o hasta el cáncer de piel.

Para cuidarte, además de evitar asolearte entre las 10 de la mañana y las 4 de la tarde, pues son las horas con mayor radiación, o usar sombreros y ropa clara y ligera, puedes recurrir a los protectores solares para cuidar tu piel y la de tu familia.

Los dermatólogos recomiendan que, sin importar el color de piel que tengas, lo mejor es usar bloqueador solar a diario y no sólo cuando vas a ir a la playa. También indican que lo mejor es aplicarlo 15 minutos antes de salir, de manera generosa sobre la piel seca, incluyendo las orejas, labios, cuello y codos.

¿Cómo elegir un buen protector solar?

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), los protectores deben tener un Factor de Protección Solar (FPS o SPF si está en inglés) superior a 30 para que realmente sean efectivos. Los hay menores, desde 15, pero estos tienen muy poca protección.

Es fácil identificar en la etiqueta de los productos el nivel de protección que ofrecen, mediante la siguiente clasificación: si el FPS que tiene es entre 6 y 10, su protección es baja; si está entre 15 y 25 protege de manera media; se considera de alta protección si está entre 30 y 50 y, si tiene 50 o más se dice que es de muy alta protección.

Aún así, los médicos dicen que no por usar un protector de FPS 50 o más debes pasar por alto la aplicación del producto cada tres horas, pues eso es lo que verdaderamente mantiene tu piel protegida.

Además toma en cuenta que sea un producto de “amplio espectro”, lo que significa que te protegerá de los dos tipos de radiación solar, la UVA y la UVB. Ambas son muy dañinas.