Según su definición, la empatía es la capacidad de identificarse con alguien y compartir sus sentimientos, es decir, es ponerse en los zapatos de otra persona.

La mayoría de las personas que han caído en una adicción han sentido que no tienen cerca a una persona que los pueda comprender o que no cuentan con una red de apoyo donde puedan desahogarse.

Por eso quisiera preguntarte, ¿tienes en casa a alguien que te escuche y con quien puedas desahogarte? Muchos jóvenes buscan el consuelo en las drogas porque no se sienten escuchados, y si tan sólo desarrolláramos la empatía en nuestras vidas, podríamos generar mayor solidaridad con el medio que nos rodea.

También quisiera preguntarte, ¿cuánto tiempo dedicas en casa para escuchar a tus seres queridos? Desgraciadamente las estadísticas arrojan que las familias destinan en promedio sólo dos horas al día para escuchar a cada uno de sus miembros, a pesar de que viven juntos.

Ésta es la principal causa de que los jóvenes busquen ser aceptados fuera de su casa y, al querer ser escuchados, reciban consejos negativos que no les dan una orientación adecuada, sino que sólo los motivan a querer satisfacer sus necesidades a través de cosas negativas.

Si todos nosotros desarrolláramos la empatía desde pequeños, podríamos hacer de este mundo un mejor espacio de convivencia, nos ayudaría a comunicarnos mejor y a prevenir las adicciones.

A continuación te comparto ciertas características que te ayudarán a desarrollar esta habilidad: la primera es escuchar, aunque no digas nada, y sólo escuches a las personas para entender su problema; evita juzgar a las personas y crear prejuicios, mejor busca verlas como seres humanos valiosos e importantes; también procura mirar a los ojos siempre que hables con los demás, para hacerles sentir que están acompañados.

La empatía nos ayuda a entender a los demás y a desarrollar nuestro valor como seres humanos. También hará que tu familia acuda a ti para tomar decisiones que ayuden a su crecimiento. Las drogas destruyen, pero destruye aún más ignorar a quienes nos rodean. México nos necesita, seamos empáticos.

Su amigo, Titino.