El limón es una fruta de sabor ácido y con un particular aroma, que se cree que viene de la India, aunque actualmente se encuentra en todo el mundo, principalmente en los climas templados y tropicales.

Esta fruta es rica en agua y fibra, tiene pocas calorías y contiene potasio, magnesio, sodio, fósforo, vitamina E y vitaminas del complejo B, además de tener altas concentraciones de ácido cítrico y vitamina C.

Ésta última hace que el limón tenga un potente efecto antioxidante, lo que lo vuelve capaz de eliminar radicales libres -sustancias relacionadas con el envejecimiento- además de ayudar a los procesos de regeneración de los tejidos y la cicatrización de heridas.

Por ser un poderoso antibiótico natural, depurativo y bactericida es un alimento muy efectivo para combatir procesos virales y nos ayuda a disminuir los síntomas del resfriado. Por otra parte, su efecto antiséptico ataca a los gérmenes que afectan nuestra garganta, la faringe y el tracto digestivo.

Como también es un gran astringente, el limón ayuda a nuestro intestino a combatir los episodios de diarrea, así como a estabilizar la acidez en el estómago.

El limón contra las enfermedades

Resfriados y gripes

Su alto aporte de vitaminas ayuda al aparato respiratorio a combatir estas enfermedades, ya sea desde un simple catarro o dolor de garganta, hasta una gripe más severa. Para ello se recomienda mezclar el jugo de un limón con una cucharadita de miel.

Limpieza intestinal

Tomar una taza de agua tibia con el jugo de un limón estando en ayunas, nos ayuda a activar los intestinos, mejorar su bombeo, limpiar y desinfectar todo el tracto intestinal; también nos ayuda a desintoxicar el hígado.

Diabetes y alergias

Los limones son ricos en hesperetina, que baja el exceso de azúcar en la sangre y alivia los síntomas de las alergias. Para ello, se recomienda consumir sólo el jugo de la fruta.

El limón en México

En nuestro país, cultivamos y consumimos principalmente dos tipos de limones: el limón mexicano (Citrus aurantofolia) y el limón persa (Citrus latifolia Tanaka), que es más grande, sin semillas y un poco menos ácido que el mexicano.

El limón mexicano comenzó a cultivarse en nuestro país cerca de 1895, en Comala y Tecomán, Colima, aunque actualmente se produce en mayor cantidad en estados como Veracruz, Michoacán o Oaxaca. Gracias a ello, México es el segundo lugar de producción de esta fruta a nivel mundial.

Del limón se origina una amplia gama de productos, como el aceite esencial y diferentes jugos. Además, la cáscara es aprovechada para hacer dulces y mermeladas, así como para elaborar algunos medicamentos y aromatizantes.

¿Cómo elegir los limones y conservarlos mejor?

Al momento de comprar limones, lo mejor es elegir los que tienen una cáscara lisa, firme, brillante y color verde intenso. Si notas que tiene pequeñas manchitas cafés es posible que eso no afecte el sabor del jugo, pero si el limón se ve blanco o seco, evítalo.

Para que te duren por más tiempo, evita exponerlos a la luz intensa, pues eso altera su sabor y acidez. Si los dejas a temperatura ambiente se mantendrán en buenas condiciones por una semana, pero si los refrigeras podrás hacer que duren mucho más. Además, el jugo y la cáscara se pueden congelar para usarse después.

Los usos del limón en tu hogar

Desde hace muchos años el limón ha sido uno de los productos naturales usados para la limpieza del hogar por excelencia. Ya sea solo o combinado con un par de ingredientes extras es perfecto para limpiar distintas áreas. ¡Mira todo lo que puedes hacer con él!

Malos olores

Quita malos olores de tu refrigerador y microondas, cortando rodajas de limón y poniéndolas en un plato con sal dentro del refrigerador hasta que notes que el mal olor se ha ido. Si exprimes el jugo de un limón en un vaso con agua y lo calientas durante tres minutos en tu microondas, ayudarás a mejorar el aroma.

Para fregar el suelo

Llena una cubeta con agua caliente y el jugo de un limón y con ella friega los suelos. Es más económico que comprar limpiapisos, además que no dañas el medio ambiente y tu casa tendrá por más tiempo un refrescante olor.

Quita manchas de grasa de la ropa

Humedece la mancha con zumo de limón y déjalo reposar. Cuando laves la prenda la mancha saldrá mucho más fácil.

Sabías que…

Uno de los momentos de mayor popularidad para el limón fue cuando se descubrió que la enfermedad de los marinos llamada escorbuto era provocada por pasar mucho tiempo sin ingerir vitamina C, lo cual ocurría por pasar tanto tiempo en el mar sin consumir frutas.

Cuando conocieron la enorme cantidad de vitamina C que contenía este cítrico, los barcos empezaron a zarpar con grandes cargas de limones, mismos que empezaron a usarse como ingrediente en la preparación de muchos alimentos.