Casi todos hemos escuchado esta famosa regla de oro: trata a los demás como quieres que te traten a ti y no hagas a los demás lo que no te gustaría que te hicieran.

Esta regla ha existido por muchos años y en muchas culturas, haciéndonos más fácil la convivencia con los demás.

Para aplicar esta regla es importante tomar en cuenta estos dos aspectos: la capacidad de diferenciar entre lo que está bien y lo que está mal, así como decidirse a hacer lo que es correcto, lo que es más adecuado o lo más apropiado.

Te invito a que analices con qué frecuencia tratas a los demás con respeto y amabilidad, así como te gusta a ti ser tratado.

Una vez que te respondas, te invito a conocer por qué es tan importante hacerlo, y cómo te ayudará esto a tener una vida más agradable con tus semejantes.

Una regla muy importante para las relaciones humanas exitosas es buscar territorio común con los demás. Ésta es una buena manera de conocer nuevas amistades, clientes o simplemente de conectarse con nuestros hijos, parejas o amigos.

Para poner en práctica la regla de oro sólo debes ser capaz de ponerte en el lugar de la otra persona, no necesitas complicarte ni poner excusas. Cuando no sepas cómo comportarte ante una situación determinada, pregúntate cómo te gustaría que te trataran a ti en ese momento.

Al analizar esto verás que expandes tu horizonte y podrás ver la situación desde distintos ángulos. Así, cambiarás tus pensamientos, palabras, actitudes o acciones, y tratarás a los demás con mucho más respeto, consideración y amabilidad.

No olvides que la regla de oro es una brújula cuando necesitas dirección. Al pensar en las demás personas en los momentos difíciles tomarás decisiones más asertivas que te evitarán muchas vergüenzas y dolores de cabeza.

Piensa en esto que te platico y ¡recuerda aplicar la regla de oro de ahora en adelante!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *