ImagenesWeb-04

La plastilina es un material que se usa para moldear y hacer figuras. Con ella, los niños pueden echar a volar su imaginación y creatividad, lo que además

les da muchos beneficios para su aprendizaje.
Ayuda a tus pequeños a mejorar su motricidad dándoles agilidad, fuerza y destreza en sus deditos, identificar colores y proporciones, aumentar sus niveles de concentración, relajarse, mejorar su autoestima y divertirse con esta plastilina casera tan fácil de preparar.

Ingredientes:

Tazas de harina

2 tazas de agua

1 taza de sal muy fina

Entre 2 y 5 cucharadas de aceite vegetal

Colorante vegetal

Procedimiento:

1• Lo primero es elaborar la masa y para ello basta con calentar el agua, sin dejar que hierva, y luego agregarla a un recipiente amplio, junto con el resto de los ingredien- tes. Mezcla bien.

2• Ya que tengas una mezcla bien incorporada y que sea fácil de despegar del recipiente, déjala enfriar.

3• Cuando esté templada, debes amasarla muy bien por al menos dos minutos, hasta que notes que la mezcla se siente uniforme y esponjosa.

Nota: si crees que la plastilina se siente demasiado dura, puedes agregar un poco más de aceite, según vayas considerando.

¡Listo! Ahora ya puedes dar la bienvenida a horas y horas de pura diversión con tus pequeños. Y si tu hijo es apenas un bebé, no te preocupes, esta plastilina no es tóxica ni le hará daño en caso de que se la lleve a la boca. Verás que sin importar su edad disfrutará mucho de amasar con sus manitas y sentir las texturas.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *