Category: Javier Medina

Para ser buenos lectores se debe crear el hábito.

Estoy convencido que los buenos lectores no nacen, se hacen. Con esto me refiero a que se forman generalmente desde los primeros años de

la infancia en cuanto aprenden las primeras letras.
Esto me pasó a mí en mi niñez, cuando empecé a interesarme por los libros y, más tarde, lo viví también con mis hijos, que desde niños adquirieron el hábito de la lectura. La Feria Internacional del Libro (FIL), una de las más grandes del mundo, que desde hace más de 30 años se celebra en Guadalajara, me ha dado la oportunidad de

comprobar lo que aquí sostengo.
Cuando yo era niño no había eventos de esta naturaleza

que promovieran el libro, y menos en mi pueblo, donde los diarios de la ciudad se recibían hasta con una semana de retraso, por lo que quienes queríamos material de lectura batallábamos mucho para conseguirlo.

Con esta experiencia, en cuanto se inició la FIL empecé a llevar a mis hijos para que la recorriéramos juntos, y ahí, año tras año, nos dábamos gusto comprando los libros y revistas que más nos interesaban.

Cuando ya ellos pudieron ir por su cuenta a la feria, lo hicieron. Lo que siembras, cosechas: al término de una FIL, realizada hace algunos años, me causó grata impresión que el menor de mis hijos llegara a casa con una bolsa llena de libros sobre diversos temas, entre ellos “Morir de periodismo”, de Marco Aurelio Carballo.

“Éste –dijo– lo traje para ti”.