Tag: alimentación

Tómate un cafecito

ImagenesWeb-10

Muchas personas no pueden iniciar su día sin beber su tradicional taza de café, pero ¿sabes qué beneficios le aporta a nuestro cuerpo?

Seguramente tú o alguna persona que conoces no puede arrancar bien su día sin antes beber una taza de café. Pero, ¿sabes de dónde viene y todos los beneficios que nos brinda?

Lo que conocemos como café son los granos obtenidos de unas plantas tropicales llamadas cafetos, los cuales se tuestan y muelen para preparar una infusión, que es la que bebemos de muchas maneras distintas.

La historia del café tiene su origen hace muchísimos años, cuando los árabes y turcos lo llevaron a Europa en el siglo XV. Luego llegó a nuestro país, traído a Córdoba, Veracruz, desde Cuba, donde se adaptó rápidamente al suelo y al clima.

Actualmente, los estados de nuestro país que se reconocen como los principales productores de café son Chiapas, Oaxaca y Veracruz, gracias a que su clima le otorga una mejor calidad.

Existen más de cien especies de cafetos, pero son dos las más usadas para la preparación de la bebida: la arábica, la más popular y de sabor más dulce; y la robusta, principalmente usada para hacer café soluble, con un sabor más fuerte y amargo.
¿ES BUENO BEBER CAFÉ POR LA MAÑANA?

El café contiene cafeína, un compuesto químico natural que estimula el sistema nervioso central y, en dosis moderadas, aumenta el estado de alerta y reduce la sensación de somnolencia. Además, es rico en antioxidantes.

Esto puede ser benéfico para ayudarnos a empezar el día con mayor energía o a lograr una mayor concentración, sin embargo, si no se tiene cuidado puede generar adicción y puede ocasionar mayor ansiedad o insomnio, o incluso problemas cardiovasculares, gastritis y colitis o complicaciones en el embarazo.

Como sus efectos son contradictorios, pues tiene efec- tos tanto positivos como negativos, lo más recomendable es beberlo con moderación. Además, varios estudios han demostrado que lo mejor es tomarlo entre las 10 y las 12 de la mañana y no inmediatamente al despertar, para evitar que el cuerpo deje de producir sus hormonas naturales, y entre las 2 y las 5 de la tarde, para no tener problemas para conciliar el sueño por la noche.

Toma en cuenta que los expertos recomiendan que los adultos beban hasta dos tazas de café al día, excepto las mujeres embarazadas, para quienes se recomienda sólo una.

¿QUÉ OTROS USOS SE LE DA AL CAFÉ?

Luego de prepararte una deliciosa bebida, puedes aprovechar los restos de café para darles algún otro uso en tu hogar. Aquí te doy algunas ideas:

CUIDA TU JARDÍN: Úsalo como composta para tu huerto casero, añadiéndolo directamente sobre la tierra de tus plantas, como zanahorias o rábanos. También te ayudará a repeler a las hormigas. ABSORBE MALOS OLORES: Coloca dentro de tu refrigerador un plato con algunos granos de café sin usar y déjalo ahí por un par de días. ACABA CON LAS PULGAS: Si tu mascota tiene este problema, frota granos de café usados y mojados en su pelaje después de bañarlo.

¡MÚLTIPLES MANERAS DE PREPARARLO!

El café se puede disfrutar de muchas maneras, dependiendo del gusto de quien lo consuma. Algunas de las maneras más comunes son:

Expreso: Una preparación de origen italiano, que consiste en preparar una pequeña cantidad (30ml) en una taza pequeña con una característica capa de crema en su superficie debido a la presión. Tiene un aroma y un sabor intenso.

Americano: Es un café expreso diluido en agua caliente, para que tenga un sabor menos concentrado.

Capuchino: También es una preparación italiana, en la que a un café expreso se le agrega leche con espuma. Se sirve en una taza grande y el café, la leche y la espuma deben servirse en partes iguales.

Café de olla: Orgullosamente mexicano, se le conoce así porque se prepara en ollas de barro mezclando café, canela y piloncillo, lo que le da un aroma y un sabor tan dulce como delicioso.

Lechero: Originario de Veracruz, consiste en servir la mitad de un vaso con un café muy cargado y la otra mitad con leche hirviendo.