Tag: México

Conociendo México: Guanajuato

Les doy la bienvenida a esta nueva sección en la que recorreremos cada rincón de nuestro país, ¡hagámoslo juntos!

México es un país riquísimo en todos los sentidos: tiene una enorme herencia cultural e histórica, hermosas tradiciones, deliciosa y muy variada

gastronomía, todo tipo de paisajes -desde frondosos bosques, áridos desiertos y paradisiacas playas-, además de la calidez incomparable de su gente.

Por eso, en esta ocasión estoy muy emocionada de poder compartir con ustedes esta nueva sección que a partir de hoy nos acompañará en cada edición.

A través de ella, podremos conocer cada uno de los Estados que tiene nuestro hermoso país, para poder aprender más acerca de sus costumbres y tradiciones, su música, sus platillos típicos, su historia, artesanías y todas las cosas que hace a cada uno de ellos único y especial.

Así, iremos descubriendo juntos las maravillosas cosas que componen a nuestro país, para poco a poco entender mejor lo que compartimos todos como mexicanos y poder sentirnos cada vez más orgullosos de pertenecer a este hermoso territorio.

Estoy segura que en cada una de estas ediciones podremos descubrir juntos grandes cosas que seguramente no sabíamos de México, para poder compartirlo con los demás, sean mexicanos o no. ¡Hay que presumir nuestra riqueza como país!

Ahora sí, amigos, bienvenidos a esta nueva sección, empecemos juntos conociendo Guanajuato:

GUANAJUATO

Guanajuato es un estado ubicado en la región Centro-Norte del país, que fue fundado el 20 de diciembre de 1823. Su capital es la Ciudad de Guanajuato y su ciudad más poblada León, aunque en total se compone de 46 municipios.

Se cree que los pobladores más antiguos del estado pudieron haber sido los chupícuaros, y que a la llegada de los españoles, fueron los otomíes y los chichimecas quienes habitaban la región. Luego, fue precisamente en la localidad de Dolores donde tuvo lugar el grito de independencia, dado por el cura Miguel Hidalgo y Costilla, el 16 de septiembre de 1810.

El Estado de Guanajuato es un importante productor de granos. Ahí se producen principalmente sorgo, trigo, cebada, maíz, frijol, alfalfa, papa, girasoles para la obtención de aceites, así como ganado vacuno.

Y, aunque ha disminuido en los últimos años, la minería ha sido desde siempre una actividad económica clave para Guanajuato. Actualmente la industria automotriz también ha ganado terreno.

Además, la ciudad de León es conocida como la “Capital mundial de la piel y del calzado”, pues desde 1654 se estableció ahí

La palabra Guanajuato

viene de los vocablos Kuanasï y Uato, del purépecha, y significa “cerro de ranas”. Le dieron este nombre ya que los cerros que rodean la ciudad de Guanajuato parecían ranas, según los antiguos purépechas.

dicha industria, la cual sigue posicionando a ese estado como uno de los principales productores de zapatos de piel en el país.

Pero eso no es todo: en Guanajuato hay también mucha cultura. El ejemplo más claro de esto es el Festival Internacional Cervantino, el cual se lleva a cabo en la ciudad capital cada año, desde 1972, y donde se presenta un conjunto de actividades artísticas, que combinan música, literatura, danza, teatro y algunas artes visuales.

Y por supuesto, no podemos hablar de Guanajuato sin mencionar sus importantes atractivos turísticos, como las minas, las momias, los hermosos callejones de la ciudad Capital, la belleza de San Miguel de Allende, o la linda arquitectura de la ciudad de Silao.

El último emperador de los aztecas

Reconocido como un hombre valiente y decidido, Cuauhtémoc defendió al imperio azteca hasta su último día.

Cuando en 1521 las tropas españolas, bajo las órdenes de Hernán Cortés, lanzaron su último ataque contra Tenochtitlán, sabían que se enfrentaban a un monarca valiente y con mucho carácter: Cuauhtémoc (águila que cae).

A sus 15 años Cuauhtémoc ya había completado su educación militar y pronto se destacó como combatiente, liderando los ejércitos de Moctezuma en diversas campañas, por lo que recibió el mando militar en Tlatelolco.

Cuando tenía 25 años fue nombrado emperador, luego de que Moctezuma falleciera. Rápidamente impresionó a todos por ser muy dedicado a su labor y por imponer miedo y respeto tanto entre sus cercanos como entre sus enemigos.

Lo primero que hizo como emperador fue preparar todo para atacar a las tropas de Cortés, que llevaba un ejército con cerca de 900 españoles y 150 mil aliados. Así, mandó hacer la recolección de armas y víveres, además de acercarse a los tarascos y tlaxcaltecas, sus grandes enemigos, para

pedirles que se unieran a ellos y juntos luchar contra los extranjeros.

Cuando Cortés y sus hombres se acercaron a la ciudad, Cuauhtémoc rechazó todas las ofertas de rendirse, e incluso mandó asesinar a dos hijos de Moctezuma que apoyaban esa negociación.

Luego, cuando las tropas españolas llegaron, Cuauhtémoc y sus hombres rápidamente se vieron rodeados por ellas, así que escaparon a Tlatelolco, donde muy pronto comenzaron a padecer por falta de agua y comida, debilitando al imperio.

A finales de julio de 1521, Tenochtitlán ya estaba totalmente tomada por los españoles. Sus templos habían sido destrozados y ya habían muerto muchos aztecas, pero Cuauhtémoc se resistía a rendirse.

Fue hasta mediados de agosto cuando los españoles atacaron Tlatelolco y, aunque trató de escapar, Cuauhtémoc fue tomado preso. Muchos testimonios aseguran que en varias ocasiones fue torturado para que revelara dónde se ocultaba el oro, pero siempre se negó a decirlo.

Luego, fue llevado a una expedición española a lo que ahora es Honduras y, tras el rumor de que conspiraba contra Cortés, Cuauhtémoc fue ahorcado el 28 de febrero de 1525.

¿Alguna vez has escuchado hablar de El Pípila?

3-03

La historia de nuestro país lo menciona como un héroe de la independencia, pues ayudó al Ejército Insurgente de Miguel Hidalgo y Costilla a ganar una de las batallas más importantes.

En realidad, su nombre completo era Juan José de los Reyes Martínez, y era un minero nacido en San Miguel (actualmente conocido como San Miguel de Allende), Guanajuato, que era conocido por ser un hombre mestizo, fuerte y valiente.

Existen dos versiones de por qué sus compañeros mineros lo apodaron “El Pípila”, palabra que se usa en el Bajío para referirse a los guajolotes o pavos. La primera indica que lo llamaban así por las pecas que tenía, que asemejaba al plumaje de dichas aves; la otra versión señala que su risa parecía un graznido.

Cuando comenzó la lucha por la Independencia, Juan José dejó el pueblo minero en el que trabajaba y se unió a las filas del Ejército Insurgente para ir a luchar en la capital de Guanajuato.

Ahí, los insurgentes intentaron tomar la Alhóndiga de Granaditas, un edificio donde se almacenaban granos y semillas para épocas de escasez, pero todos los intentos que hacían parecían ser inútiles. Entonces, Hidalgo entendió que la única manera de entrar ahí sería quemando el portón principal.

“El Pípila”, por ser un hombre fuerte, fue el elegido para hacerlo y, para poder llegar ahí sin recibir disparos, se colocó una gran losa de cantera sobre su espalda y se fue arrastrando pecho tierra. En una mano llevaba una antorcha y en la otra tenía aceite, el cual untó en la puerta y de inmediato puso a arder.

Así, los insurgentes lograron entrar a la Alhóndiga y pelear contra los españoles.

Se dice que, cuando la Guerra de Independencia terminó, el Pípila volvió a su trabajo como minero y que falleció el 25 de julio de 1863, víctima de los gases y el polvo de la mina, que poco a poco fueron deteriorando su salud.

Para honrar su heroica labor, en la ciudad de Guanajuato se edificó una enorme estatua de cantera, he- cha por el escultor Juan Olaguíbel en 1939. Ésta está situada en lo alto de un cerro, por lo que es visitada por muchos turistas para tener una vista panorámica de aquella hermosa ciudad.